Blog, Otros

Por qué no merece la pena pagar por Van Gogh Alive – the experience en Madrid

¡Hola! ¿Qué tal? Bienvenido o bienvenida a mi blog. Soy Judit, encantada.

Espero que estéis mejor que yo ayer cuando salí de Van Gogh Alive – the experience en Madrid. ¿Por qué? Pues de eso vamos a hablar. ¡Recordad! Estoy hablando de la experiencia en MADRID, puede que en otra ciudad se lo curren más.

Mi tuit de la indignación
  • No es lo que parece. Esperaba encontrarme una sala gigante llena de proyectores que mostraban los cuadros de Van Gogh (incluso iba con mi cámara con la esperanza de hacer alguna foto chula, já) y que iría paseando tranquilamente a mi ritmo disfrutando de cada pincelada y no tiene nada que ver con lo que me encontré.

Lo que hacen es proyectar sus cuadros (a toda leche) y algunas de sus frases (supuestamente, eso habría que verlo) con música. La idea creo que es que puedas ir paseando por las distintas partes de la sala, pero es imposible verlo bien porque no puedes moverte a tu aire. Ah, y la calidad de algunas proyecciones a veces deja mucho que desear.

  • Lleno de gente.  Es una sala bastante pequeña para las 50 personas o más que habría (y eso que cogí una hora donde todavía quedaban entradas antes de entrar) donde no puedes casi ni moverte porque a la gente le cuesta dejarte pasar y molestas. Además, hay poquísimos sitios para sentarte si es que quieres disfrutarlo así.
  • Corto y caro. Estás pagando un precio bastante elevado (17 euros, 15 si eres estudiante) por una proyección de ¿20 minutos? Yo que sé, dadme un bolsito o algo por lo menos.

Cuando termina, piensas que eso no puede ser todo. Y no lo es, a un lado hay una miniexposición con la historia de cada cuadro y de el artista y fotos bastante pequeñas de los cuadros. Y una recreación de su cuadro “El dormitorio de Arlés”. Bueno.

Poquito más que esto.

Qué queréis que os diga, pagar 15 euros por eso me ha dolido. Si no tenéis otra cosa que hacer y os sobran, id, pero si no… no os perdéis nada.

Casi mejor que vayáis al Museo Nacional del Prado, por ejemplo, que, si eres joven y tienes la tarjeta de transporte joven o el carné joven, entras gratis. Y si no, también hay días gratuitos.

O a la fundación Telefónica en Gran Vía. Yo al menos me lo pasé pipa en “Nosotros, robots” y en “Más allá de 2001: odiseas de la inteligencia”. Mirad:

Tenéis que girar un poco la cabeza, lo siento.

Si no quieres perderte nada sobre el blog o saber cuándo va a ser mi próxima entrada, puedes seguirme en Twitter (donde aviso siempre que hay entrada nueva y comparto cositas interesantes) @elidiomadelcine. También puedes escribir tu correo en la ventana de debajo para que te envíe un correo (solo) cuando suba una entrada nueva. Mi correo electrónico es: juditjimenezcuenca@gmail.com.

Si te ha gustado y te ha sido útil, puedes compartirlo con tus amigos o en tu red. 😊

Únete a otros 1.901 seguidores

1 comentario en “Por qué no merece la pena pagar por Van Gogh Alive – the experience en Madrid”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s